viernes, 31 de julio de 2020

Formación

La humildad y la sencillez como virtudes cristianas

 

“El altivo será humillado,
pero el humilde será enaltecido.”

Proverbios 29:23 

 

La humildad y la sencillez son dos virtudes cristianas frecuentemente olvidadas, pero de amplia raigambre teológica y de fundamento evangélico. La humildad es una virtud por la que el hombre aprende a controlar su ego, el amor desmesurado a sí mismo, la admiración de la propia excelencia, y brota de la templanza y se enfoca en la comprensión de su propia pequeñez en relación al resto de la humanidad, y en relación a Dios. La sencillez es la virtud que nos hace accesibles al prójimo y semejantes a Dios.

Es muy frecuente que el ser humano cuando adquiere más prestigio social, riqueza, conocimientos o poder se crea superior al resto, y en especial a los semejantes, que le rodean y con los que se relaciona. A veces, incluso despreciando o humillando a los demás. Esta conducta tan usual, en la propia iglesia, y tan lejana al evangelio, no sólo nos aleja de nuestros hermanos, sino que nos aleja de Dios, y nos sitúa en gran dificultad para relacionarnos con él.

El orgullo y la vanidad suponen un gran obstáculo para alcanzar la plenitud y la profundidad en nuestra relación con Jesús. Ya lo indica el apóstol Santiago (4-6): Dios resiste a los soberbios y da su gracia a los humildes.” Sin embargo, el cultivo de la sencillez y la humildad nos adentra en el amor verdadero. En la consideración de nuestra miseria, y el aprecio de nuestra semejanza con el creador. En la de acercamiento a Jesús, a través no sólo de la lectura de la Palabra, sino de la imitación, del ejemplo al prójimo, siempre a su mismo nivel y contemplando a Dios en las alturas.

El alma necesita de la sencillez y la humildad, y se llena de belleza con estos atributos. Porque no hay más espiritualidad que el amor y la entrega. No cabe una entrega verdadera situándonos de forma altiva ante el prójimo.

El propio Jesús dio muestra de ambas virtudes durante toda su vida, en incontables pasajes.  Pero su propia encarnación es muestra de ello. Él eligió nacer en un establo, en una familia humilde, vivir pobre toda su vida y reunirse con los pecadores y compartir las miserias, el dolor y las humillaciones humanas. Y, sin embargo, no cabe pensar en una figura más alta y sublime en la historia de la humanidad. Dios y hombre verdadero…

Un cristiano, pues, sólo puede pagar esa deuda de amor divino amando a Él y a sus hermanos desde la sencillez y la humildad.

Que mejor forma de concluir, en este punto, que recordando las palabras de Santa Teresa de Jesús: “La humildad es la raíz permanente de toda vida espiritual, como la raíz del árbol que no deja de profundizar a medida que éste crece.”

Carlos Castro Arroyo

Mayordomo Segundo



jueves, 30 de julio de 2020

Comisión electoral



En cumplimiento del art. 43 de las vigentes Normas Diocesanas, y una vez que las candidaturas que optan al Cabildo General de Elecciones ya son oficiales, la Comisión Electoral queda compuesta por los siguientes hermanos:

Nombrados por la Junta de Gobierno

NH D. CARLOS NÚÑEZ POL.

NH D. ANDRÉS LIMÓN JIMÉNEZ.

NH D. EMILIO BALBUENA ARRIOLA.

Nombrado por la candidatura de NH D. Ramón A. Cancelo Barea

NH D. EUGENIO GÓMEZ PINA.

Nombrado por la candidatura de NH D. Nicolás De Alba Castaño

NH D. ALBERTO GÓMEZ MORÓN.

Su función será velar por el correcto desarrollo del proceso electoral y finalizan su cometido en el momento en que se constituya la Mesa Electoral en el Cabildo de Elecciones.


Candidaturas a Junta de Gobierno



 Una vez comunicadas a la autoridad eclesiástica las candidaturas presentadas por nuestros hermanos D. Ramón Antonio Cancelo Barea y D. Nicolás de Alba Castaño, informamos que han quedado oficialmente proclamadas.


 




















Patrimonio

PAÑO DE BOCINA (1885-1886)

 Tras dejar de hacerlo en la segunda mitad del siglo XVII, la Hermandad de la Hiniesta volvió a salir en Semana Santa entre 1881 y 1895 adoptando en sus pasos e insignias el estilo neogótico característico del gusto historicista del momento.

De esta época se conservan dos paños de bocina. Conocemos documentalmente que en 1886 se estrenaron bocinas, pero estos paños son muy semejantes a los representados en uno de los dibujos de M. Grima fechado en 1885. Sobre una estructura arquitectónica, dominada por tracerías, pináculos y arcos conopiales, aparece el escudo de la Hiniesta tras su fusión, en 1883, con la Sacramental de San Julián: el cáliz con la Sagrada Forma flanqueado por el escudo parroquial –la mitra, el báculo y la cruz de San Julián– y el emblema propio de la Hermandad –el corazón de María traspasado por una espada de dolor–.

El bordado de estos paños pudo estar supervisado por Juan Manuel Rodríguez Ojeda, mayordomo de la Hermandad desde mayo de 1885.

FRANCISCO S. ROS GONZÁLEZ, Catálogo exposición “Soy de Sevilla. Seis siglos de historia, arte y devoción en la hermandad de la Hiniesta”. Círculo Mercantil e Industrial, 2012.


lunes, 27 de julio de 2020

Nuestra historia

La Hermandad de la Hiniesta del siglo XVII al XIX

 De la existencia de la Hermandad a partir de la aprobación de las reglas de 1671, tenemos noticias salpicadas. En 1677, celebró fiesta y rogativa a la Virgen de la Hiniesta Gloriosa para que Sevilla quedara libre de la epidemia de peste que afectaba a Andalucía. En 1679, sacó a la Virgen de la Hiniesta Gloriosa en procesión por el barrio de San Julián en agradecimiento por haberse librado Sevilla de otra epidemia de peste. En 1704, celebró función a la Virgen de la Hiniesta Gloriosa por el éxito de Felipe V en la Guerra de Sucesión –se afirma tradicionalmente que este rey fue quien le otorgó a la Hermandad el título de Real durante su estancia en Sevilla (1729-1733)–. Y en 1769, el papa Clemente XIV concedió que cualquier sacerdote que dijese misa en el altar de la Virgen de la Hiniesta Gloriosa pudiera sacar del purgatorio el alma del difunto por quien la aplicara, según recuerda una lápida de mármol conservada en la iglesia.

A comienzos del siglo XIX, la Hermandad seguía realizando esfuerzos por propagar la devoción de la Virgen a través de las estampas abiertas en 1804, 1815 y 1819 y la celebración de los cultos de septiembre, destacando la publicación en 1819 de la Novena novísima que a la Inmaculada Virgen María Nuestra Madre y Señora de la Iniesta, Patrona especialísima de Sevilla, que en su respetable y original simulacro, consagra anualmente su ilustre y esclarecida Hermandad en la iglesia parroquial de Señor San Julián de esta ciudad. Pero en algún momento, quizá en la cuarta década del ochocientos, dejó de funcionar. La última noticia que tenemos es la lápida que se colocó en 1834 entre la puerta de la sacristía y la tribuna del órgano de San Julián, y que hoy se encuentra en la cripta: “Al mayor culto de Dios Nuestro Señor y de su Santísima Madre la Virgen Santa María, bajo la advocación de la Yniesta, Patrona de esta Ciudad, mandó construir este órgano la piadosa devoción de don Salvador María de Cárdenas y Ballesteros, individuo de su Ilustre Hermandad, y fue costeado, después de su fallecimiento de los bienes de su testamentaría, año de 1834. Su autor don Antonio Calbete”. Este órgano desapareció en el incendio de 1932.

 

Francisco S. Ros González

Teniente Hermano Mayor

Profesor Departamento Historia del Arte

Universidad de Sevilla

 

Pie de foto: Vista de la nave del Evangelio de la parroquia de San Julián con el órgano neoclásico construido en 1834.


Elecciones 2020


SOLICITUD DE VOTO POR CORREO: La Regla 60 reconoce la facultad de votar por correo, a aquellos hermanos que por enfermedad o por tener su residencia fuera de Sevilla capital y así conste en el censo electoral, quieran hacer uso de dicha facultad.  Previamente el hermano que quiera ejercer este derecho, deberá solicitarlo por escrito mediante correo ordinario a la hermandad, Plaza de San Julián nº 2, 41003 Sevilla. Este plazo se cierra el día 27 de agosto de 2020.

domingo, 26 de julio de 2020

Evangelio del 26/07/2020

San Mateo 13, 44-52: Vende todo lo que tiene y compra el campo

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente:

«El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra, lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El reino de los cielos se parece también a un comerciante de perlas finas, que al encontrar una de gran valor se va a vender todo lo que tiene y la compra.

El reino de los cielos se parece también a la red que echan en el mar y recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran.

Lo mismo sucederá al final de los tiempos: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno de fuego. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.

¿Habéis entendido todo esto?».

Ellos le responden:

«Sí».

Él les dijo:

«Pues bien, un escriba que se ha hecho discípulo del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando de su tesoro lo nuevo y lo antiguo».


Comentario bíblico, Fray Miguel de Burgos Núñez https://www.dominicos.org/predicacion/evangelio-del-dia/hoy/comentario-biblico/miguel-de-burgos-nunez/

 ¿Es que el reino de Dios es un tesoro? Naturalmente que sí. Porque es el acontecimiento de un tiempo nuevo de gracia y salvación, de felicidad y amor que Jesús ha predicado y que ha convertido en causa de su vida y de su entrega.  El Reino aparece así como un don al alcance de todos, de los afortunados y de los inquietos, de los que sin buscarlo se lo encuentran por casualidad y de los que lo descubren al final de una búsqueda. Para responder adecuadamente a ese don, aceptándolo y haciéndolo suyo, el ser humano ha de estar convencido de que el Reino es lo más valioso que se le puede ofrecer y, en consecuencia, ha de estar dispuesto a anteponerlo a cualquier otro bien.


jueves, 23 de julio de 2020

Cierre estival de la casa hermandad


Se informa que con motivo de las vacaciones de verano, la Casa de Hermandad permanecerá cerrada al público hasta el próximo lunes 24 de agosto, en el que se reanudará la actividad habitual de atención al público de Mayordomía y Secretaría, y la Priostía empezará a organizar y preparar el culto solemne en honor de la Santísima Virgen de la Hiniesta Gloriosa Coronada, con el triduo y la función votiva del 8 de septiembre.

La hermandad continuará con su actividad en redes sociales y puede seguir en contacto a través de las direcciones de correo electrónico 

- mayordomia@hermandaddelahiniesta.es
- secretaria@hermandadelahiniesta.es
- hermanomayor@hermandadelahiniesta.es

miércoles, 22 de julio de 2020

Función a Santa María Magdalena



La Real e Ilustre Hermandad Sacramental de la Inmaculada Concepción, Franciscana, Primitiva y Cisterciense Cofradía de Nazarenos de la Piedad de Nuestra Señora, Santísimo Cristo de la Buena Muerte, Santa María Magdalena y

María Santísima de la Hiniesta Dolorosa y Gloriosa Coronada

 

 

Erigida canónicamente en la iglesia parroquial del Señor San Julián de la ciudad de Sevilla consagra a mayor gloria de Dios el 22 de Julio de 2.020, festividad litúrgica de Santa María Magdalena, a las 20:30 horas

 

 

SOLEMNE FUNCIÓN

 

en honor de su Amantísima Titular

 

SANTA MARÍA MAGDALENA

 

 

Oficiada por el

 

Rvdo. Sr. D. Fernando García Álvarez-Rementería

Párroco de San Julián y Santa Marina y Director Espiritual de la Hermandad

 

 

 


martes, 21 de julio de 2020

Nuestra historia

La Virgen de la Hiniesta en el retablo mayor de San Julián

 La Virgen de la Hiniesta Gloriosa, que desde su llegada a San Julián había permanecido en su capilla en la cabecera de la nave del evangelio, fue entronizada en el retablo mayor de la parroquia en 1674. Todo vino motivado porque el templo estaba sin retablo mayor y no había dinero para construir uno, de manera que el clero de la parroquia negoció la cesión de la capilla mayor, a cambio de la construcción del retablo, con la familia de mayor peso social y económico de las vinculadas a San Julián, los Monsalve. Así, en 1635, se entablaron conversaciones con Francisco de Monsalve, deán de la catedral de Sevilla, llegándose rápidamente a un acuerdo para la cesión de la capilla mayor y la construcción de un panteón familiar y de un retablo para situar en él a la Virgen de la Hiniesta, de manera que quedara presidiendo la iglesia. El contrato para la construcción del retablo se firmó el 25 de octubre de 1640 entre Francisco de Monsalve y el escultor Felipe de Ribas.

Probablemente, la muerte de Francisco de Monsalve en 1641 fue la causa de la paralización de la obra tras colocarse el primer cuerpo del retablo en el presbiterio de San Julián. El 25 de febrero de 1647, Felipe de Ribas firmó nueva escritura de obligación con los albaceas y herederos del deán para su finalización, pero las obras no concluyeron hasta veintisiete años después. Entre 1671 y 1674, Antonio de Monsalve, primer patrono del patronato fundado por Francisco de Monsalve, se gastó más de 14.000 ducados, entre otras muchas cosas, en la conclusión del trabajo de madera del retablo y su dorado, la decoración con yeserías de la capilla, las gradas de jaspe del presbiterio y las barandillas, los atriles y los lampareros de hierro dorado. Ello permitió que la Virgen de la Hiniesta, tras una fastuosa procesión por las calles del barrio, fuera entronizada en el camarín del nuevo retablo mayor en la tarde del 7 de septiembre de 1674.

La reja que cerraba la antigua capilla de la Hiniesta se fundió en 1681 para construir los lampadarios de la capilla mayor que aún subsisten. La inscripción que presentaba se reprodujo en una lápida de mármol, hoy situada en la solería de la cabecera de la nave del evangelio.

 

Francisco S. Ros González

Teniente Hermano Mayor

Profesor Departamento Historia del Arte

Universidad de Sevilla

 

Pie de foto: El retablo mayor de San Julián antes del incendio de 1932.

 


lunes, 20 de julio de 2020

Cultos a Santa María Magdalena



La Real e Ilustre Hermandad Sacramental de la Inmaculada Concepción, Franciscana, Primitiva y Cisterciense Cofradía de Nazarenos de la Piedad de Nuestra Señora, Santísimo Cristo de la Buena Muerte, Santa María Magdalena y

María Santísima de la Hiniesta Dolorosa y Gloriosa Coronada

 

 

Erigida canónicamente en la iglesia parroquial del Señor San Julián de la ciudad de Sevilla consagra a mayor gloria de Dios el 22 de Julio de 2.020, festividad litúrgica de Santa María Magdalena, a las 20:30 horas

 

 

SOLEMNE FUNCIÓN

 

en honor de su Amantísima Titular la

 

SANTA MARÍA MAGDALENA

 

 

Oficiada por el

 

Rvdo. Sr. D. Fernando García Álvarez-Rementería

Párroco de San Julián y Santa Marina y Director Espiritual de la Hermandad


domingo, 19 de julio de 2020

Evangelio del 19/07/2020

San Mateo 13, 24-30: “Dejadlos crecer juntos hasta la siega”

En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola a la gente diciendo:

«El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras los hombres dormían, un enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo:

“Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?”.

Él les dijo:

“Un enemigo lo ha hecho”.

Los criados le preguntan:

“¿Quieres que vayamos a arrancarla?”.

Pero él les respondió:

“No, que al recoger la cizaña podéis arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega y cuando llegue la siega diré a los segadores: arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero”».

 

Comentario: Fray Miguel de Burgos Núñez, https://www.dominicos.org/predicacion/homilia/19-7-2020/comentario-biblico/miguel-de-burgos-nunez/

Sabemos que Mateo suele alegorizar muchos las explicaciones de las parábolas que ha encontrado en la tradición. En este caso conocemos por el Evangelio cómo pudo ser la parábola más primitiva que pretendía llamar a la paciencia de los impacientes frente al mal o frente a los que son malos. Porque se trata de hablar de Dios que no actúa como muchos fundamentalistas o apocalípticos quisieran. Dios tiene sus propios caminos. Y la propuesta original de Jesús era precisamente la de imitar al hombre de la parábola, no la de esperar para ver que en el "juicio final" los malos serán castigados. El sentido, pues, es bien distinto y debemos recuperar el tenor de la parábola de Jesús.


viernes, 17 de julio de 2020

Presentación de candidaturas a Junta de Gobierno


Finalizado el plazo de presentación de candidaturas, informamos que se han presentado las siguientes listas encabezadas por nuestros hermanos D. Ramón Antonio Cancelo Barea y D. Nicolás de Alba Castaño. 

NH D. Nicolás de Alba Castaño

NH D. Ramón Antonio Cancelo Barea


CANDIDATURAS 


















 

jueves, 16 de julio de 2020

Formación

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL

CHRISTUS VIVIT

DEL SANTO PADRE

FRANCISCO

A LOS JÓVENES Y A TODO EL PUEBLO DE DIOS


Vive Cristo, esperanza nuestra, y Él es la más hermosa juventud de este mundo. Todo lo que Él toca se vuelve joven, se hace nuevo, se llena de vida. Entonces, las primeras palabras que quiero dirigir a cada uno de los jóvenes cristianos son: ¡Él vive y te quiere vivo!

Él está en ti, Él está contigo y nunca se va. Por más que te alejes, allí está el Resucitado, llamándote y esperándote para volver a empezar. Cuando te sientas avejentado por la tristeza, los rencores, los miedos, las dudas o los fracasos, Él estará allí para devolverte la fuerza y la esperanza.

 El rey David fue elegido siendo un muchacho. Cuando el profeta Samuel estaba buscando al futuro rey de Israel, un hombre les presentó como candidatos a sus hijos mayores y más experimentados. Pero el profeta dijo que el elegido era el jovencito David, que cuidaba las ovejas (cf. 1 S 16,6-13), porque «el hombre mira las apariencias, pero Dios mira el corazón» (v. 7). La gloria de la juventud está en el corazón más que en la f La Palabra de Dios dice que a los jóvenes hay que tratarlos «como a hermanos» (1 Tm 5,1), y recomienda a los padres: «No exasperen a sus hijos, para que no se desanimen» (Col 3,21). Un joven no puede estar desanimado, lo suyo es soñar cosas grandes, buscar horizontes amplios, atreverse a más, querer comerse el mundo, ser capaz de aceptar propuestas desafiantes y desear aportar lo mejor de sí para construir algo mejor. Por eso insisto a los jóvenes que no se dejen robar la esperanza, y a cada uno le repito: «que nadie menosprecie tu juventud» (1 Tm 4,12). La gloria de la juventud está en el corazón más que en la fuerza física o en la impresión que uno provoca en los demás.

El Señor «entregó su espíritu» (Mt 27,50) en una cruz cuando tenía poco más de 30 años de edad (cf. Lc 3,23). Es importante tomar conciencia de que Jesús fue un joven. Dio su vida en una etapa que hoy se define como la de un adulto joven. En la plenitud de su juventud comenzó su misión pública y así «brilló una gran luz» (Mt 4,16), sobre todo cuando dio su vida hasta el fin. Este final no era improvisado, sino que toda su juventud fue una preciosa preparación, en cada uno de sus momentos, porque «todo en la vida de Jesús es signo de su misterio» y «toda la vida de Cristo es misterio de Redención».

Ser joven, más que una edad es un estado del corazón. De ahí que una institución tan antigua como la Iglesia pueda renovarse y volver a ser joven en diversas etapas de su larguísima historia. En realidad, en sus momentos más trágicos siente el llamado a volver a lo esencial del primer amor. Recordando esta verdad, el Concilio Vaticano II expresaba que «rica en un largo pasado, siempre vivo en ella y marchando hacia la perfección humana en el tiempo y hacia los objetivos últimos de la historia y de la vida, es la verdadera juventud del mundo». En ella es posible siempre encontrar a Cristo «el compañero y amigo de los jóvenes»



miércoles, 15 de julio de 2020

Patrimonio

REGLAS DE LA HERMANDAD SACRAMENTAL DE SAN JULIÁN (1792)


La política ilustrada de los Borbones trató de regular la existencia de las miles de hermandades y cofradías que existían en España, ordenando Carlos III en 1783 que se enviasen sus reglas al Consejo de Castilla para su aprobación. Las de la Hermandad del Santísimo Sacramento y Ánimas del Purgatorio de la parroquia de San Julián de Sevilla fueron aprobadas el 16 de noviembre de 1792.

El libro presenta dos ilustraciones al temple. En la primera, dos ánimas del purgatorio, un hombre con mitra sobre la cabeza y una mujer, adoran al Santísimo Sacramento que se expone en una custodia barroca sostenida por querubines bajo el teatral efecto de un pabellón descorrido por ángeles. En la segunda, San Julián, con el báculo y la palma a sus pies, y Santa Basilisa se arrodillan ante la Inmaculada Concepción, secular devoción de la Hermandad Sacramental de San Julián.


FRANCISCO S. ROS GONZÁLEZ, Catálogo exposición “Soy de Sevilla. Seis siglos de historia, arte y devoción en la hermandad de la Hiniesta”. Círculo Mercantil e Industrial, 2012.




lunes, 13 de julio de 2020

Nuestra historia

Las reglas de 1671

 Las Constituciones de la Hermandad de Nuestra Señora de la Yniesta fueron aprobadas el 23 de julio de 1671 por el provisor y vicario general Gregorio Bastán y Arostegui, siendo arzobispo Ambrosio Ignacio Spínola y Guzmán. Un texto introductorio recoge el listado de los hermanos que entonces pertenecían a la corporación. La junta de gobierno estaba compuesta por catorce miembros presididos por el hermano mayor, que era don Alonso Ortiz de Zúñiga Ponce y Sandoval, marqués de Valencina. Junto a ellos formaban la nómina cincuenta y dos hermanos de número, entre los que cabría destacar al marqués de Casal, al historiador Diego Ortiz de Zúñiga, al retablista Bernardo Simón de Pineda y al afamado pintor Juan de Valdés Leal.

Del contenido de estas reglas cabría destacar dos estatutos, el 14 y el 24. El primero trata sobre las fiestas que se han de celebrar cada año. La Hermandad se obligó a celebrar las nueve fiestas de la Virgen con igual devoción y afecto, pero no con igual pompa que la de septiembre, cuya celebración era antiguo instituto de la corporación. Después de la de septiembre, se celebraría, con la mayor demostración que se pudiere, la de la Inmaculada Concepción.

El estatuto 24 se refiere a cómo se ha de ejecutar la estación de penitencia en las ocasiones que se pudiere hacer. En él se aclara que la estación de penitencia el Miércoles Santo era instituto propio de la Hermandad y que se había ejecutado siempre con mucho lucimiento, hasta que seis o siete años antes se había suspendido por falta tanto de algunas prendas precisas como del dinero necesario. Pero se subraya que si en algún tiempo hubiese caudal con que financiar ambos institutos, es decir, la fiesta de septiembre y la estación de penitencia, esta segunda se recuperaría, con la prohibición expresa de pedir limosna por las calles para tal fin, pues la estación de penitencia debía ser sufragada por los propios hermanos.

Las reglas de 1671 sirvieron para salvar a la Hermandad de su desaparición. Ante la falta de hermanos y la imposibilidad de hacer frente a dos celebraciones importantes, como eran la fiesta de septiembre y la estación de penitencia, se quiso garantizar la pervivencia de la primera, posponiendo la salida en Semana Santa a un momento de bonanza económica. Lo cierto es que la estación de penitencia, aunque no quedó abolida en estos estatutos, no se volvió a celebrar hasta la refundación de la Hermandad a finales del siglo XIX, de manera que la Hiniesta quedó convertida en la práctica en corporación de gloria a partir de 1671.

 

Francisco S. Ros González

Teniente Hermano Mayor

Profesor Departamento Historia del Arte

Universidad de Sevilla

 


Pie de foto: Portada de las Constituciones de la Hermandad de Nuestra Señora de la Yniesta, impresas en 1671.

 


domingo, 12 de julio de 2020

Evangelio del 12/07/2020

Mt 13,1-9: Salió el sembrador a sembrar.

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a él tanta gente que tuvo que  subirse a una barca; se sentó, y la gente se quedó de pie en la orilla.

Les habló mucho rato en parábolas:

-«Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron.

Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y, como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó.

Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y lo ahogaron.

El resto cayó en tierra buena y dio grano: unos, ciento; otros, sesenta; otros, treinta.

El que tenga oídos que oiga.»
Comentario bíblico: Fray Miguel de Burgos Núñez https://www.dominicos.org/predicacion/evangelio-del-dia/hoy/comentario-biblico/miguel-de-burgos-nunez/
La parábola del sembrador y su explicación abre estos domingos de lectura continua en los que se nos van a presentar distintas parábolas, que Mateo concentra precisamente en el c. 13. Podemos decir también que esta es una parábola ecológica, por sus símbolos. La semilla que cae en distintas tierras, que después se compara con distintas actitudes, debe ser la Palabra de Dios que conduce nuestra historia, que crea una relación hermosa y llena de sentido

viernes, 10 de julio de 2020

Nuevo estandarte

Aplazado como consecuencia del estado de alarma motivado por la pandemia de COVID-19 el sorteo de papeletas previsto para el domingo 5 de abril, destinado a sufragar el nuevo estandarte de la hermandad, comunicamos que dicho sorteo se corresponderá con las 3 últimas cifras del cupón de la O.N.C.E. del domingo 20 de septiembre de 2020.

Recordamos que el poseedor de la papeleta premiada será agraciado con:

  • Ø Una noche de hotel en Madrid para 2 personas.
  • Ø 2 billetes de AVE ida y vuelta.
  • Ø 2 entrada para el musical “El Rey León”.

El regalo del sorteo puede canjearse por su importe en metálico, estimado en 450 euros.

El donativo de la papeleta es de 5 euros.

Agradecemos a todos los hermanos su confianza, entre todo haremos realidad este proyecto.



Mientras tanto los trabajos realizados por el bordador Manolo Solano, siguen a buen ritmo y a plena satisfacción en el diseño y acabado de las piezas.


jueves, 9 de julio de 2020

Formación

 La fe nace de la fidelidad en Dios

Decíamos ayer que según palabras de Juan Pablo II, la fe era el contenido de una esperanza. Y ahondando en el tema, la fe llena de contenido la esperanza como virtud teologal. Para el catecismo de la Iglesia: “La fe es un acto personal: la respuesta libre del hombre a la iniciativa de Dios que se revela.”

Ahora bien, el cristiano recibe la fe de alguien, y éste a su vez, la recibió de otro… Dios se revela a su pueblo y el pueblo de Dios transmite su palabra, de generación en generación. Por consiguiente, nunca se trata de una experiencia aislada. Nadie adquiere la fe por sí mismo. Por ello mismo, el cristiano tiene la obligación -siguiendo el mandato del propio Jesús en el Evangelio (Mt 16, 15-18)- de transmitir la fe a sus hermanos. Nadie se ha dado la fe a sí mismo, como nadie se ha dado la vida a sí mismo.

Cada creyente somos la piedra sobre la que se asienta la fe de otro creyente, y a su vez nuestra fe se asienta en la de nuestros mayores y ascendientes… Pero, además si sabemos que Dios es amor, y el Reino de los cielos se alcanza con el amor a Dios y al prójimo, debemos entender también que nuestro amor a Jesucristo y a nuestros hermanos debe impulsarnos a transmitir el tesoro de nuestra fe de esperanza a ellos. Al compartirla nos enriquecemos, y abrimos las puertas de la vida eterna a los demás.

La carta a los Hebreos 11, 1, dice: “Tener fe es tener la plena seguridad de recibir lo que se espera; es estar convencidos de la realidad de cosas que no vemos”. Y la Madre Teresa de Calcuta: “del silencio nace la oración, de la oración nace la fe, de la fe nace el amor, del amor nace la entrega y de la entrega la paz”.

Por todo ello, cuando dudamos de nosotros mismos, indirectamente también duramos de la fuerza de Dios, que todo lo puede en nosotros… Nuestra expectativa debe estar en Él, más que en nosotros. En su fidelidad y en su misericordia interminable. Tener fe en Dios y en el reino que Él nos promete es fiarse de Jesús, fiarse de nuestro maestro… Es fácil dudar de Dios si nuestra mirada se concentra en las dificultades y en los problemas, pero si se concentra en Él todo se vence y nuestra esperanza no puede nacer más que de la palabra suya, la palabra de aquél que dio todo por amor. Para ello, contamos con la ayuda infinita de María, su madre, nuestra madre… y como decíamos ayer, Madre de Esperanza.

 Carlos Castro Arroyo

Mayordomo Segundo


 

 

 


miércoles, 8 de julio de 2020

Patrimonio

 REGLAS DE LA HERMANDAD SACRAMENTAL DE SAN JULIÁN (1599)

 Estas son las reglas fundacionales de la Hermandad Sacramental de San Julián, aprobadas por la autoridad eclesiástica el 27 de febrero de 1599.

Están compuestas por cuarenta capítulos, donde se especifica las funciones y deberes de los oficiales, la elección de los mismos, la entrada de hermanos, hermanas y sus obligaciones, los entierros de los cofrades y familiares, y las obligaciones de la cofradía para con sus miembros.

Contienen dos ilustraciones al temple. En la primera, San Julián, titular de la parroquia, y un ángel arrodillados adoran al Santísimo Sacramento expuesto en un rico tabernáculo. En la segunda, Santa Basilisa, esposa de San Julián, venera a la Virgen de la Hiniesta Gloriosa, que se encontraba ya revestida ocultando la talla original gótica. Llama la atención el atributo que porta en la mano derecha la imagen, una rosa, cuando hoy es una manzana, y las lámparas que cuelgan delante del altar, del tipo de las que aún se conservan en la capilla mayor de San Julián.

 FRANCISCO S. ROS GONZÁLEZ, Catálogo exposición “Soy de Sevilla. Seis siglos de historia, arte y devoción en la hermandad de la Hiniesta”. Círculo Mercantil e Industrial, 2012.


lunes, 6 de julio de 2020

Nuestra historia

La Hermandad en el siglo XVII

Apenas se tienen noticias de la Hermandad durante la primera mitad del siglo XVII, pero debió funcionar con normalidad y hasta gozar de un cierto esplendor como demuestra la reducción de cofradías de 1623. Dado el número de hermandades de penitencia existentes entonces en Sevilla y la dificultad que tenían las autoridades civiles para controlarlas, el Consejo de Castilla ordenó que las cofradías de la ciudad se redujeran unas a otras. Esto suponía la existente de una cofradía principal, a la que se agregaban otras que tenían que participar en las procesiones y actos de la primera, aunque si esta lo autorizaba podían llevar los pasos, imágenes y cruces propios. De esta forma, las treinta y una cofradías existentes quedaron reducidas a dieciséis. A la Hermandad de la Hiniesta se redujeron tres cofradías: la Palma (Buen Fin), la Conversión del Buen Ladrón (Montserrat) y la Presentación (Calvario). Pero esta situación duró poco. Las hermandades reducidas no estuvieron de acuerdo con la medida y nunca perdieron totalmente su naturaleza, de ahí que poco después volvieran a recuperar su primitiva autonomía.

El año 1649 marca un punto de inflexión en la historia de la Hermandad de la Hiniesta. Sevilla padeció entonces una devastadora epidemia de peste en la que murió la mayor parte de los hermanos, de manera que la corporación quedó muy mermada desde el punto de vista económico. Como no se podía hacer frente a los cuantiosos gastos que ocasionaban la estación de penitencia y la fiesta en la octava de septiembre, se dejó de celebrar esta última en 1658. En consecuencia, muchos hermanos que cifraban su vínculo en la devoción a la Virgen de la Hiniesta Gloriosa se retiraron de la Hermandad, lo que en última instancia derivó en la suspensión también de la estación de penitencia, que se hizo por última vez en 1666.

En este estado de cosas, el 17 de julio de 1667, un grupo de hermanos antiguos y de personas que querían serlo se reunieron y acordaron encargarse de la fiesta de septiembre y de las misas sabatinas. La reactivación del culto atrajo a más gente, hasta el punto de plantearse redactar unas nuevas reglas porque las antiguas constituciones de 1565 estaban ya obsoletas. La regla resultante, compuesta por veintiséis estatutos, fue presentada a la autoridad eclesiástica el 18 de julio de 1670, aprobada el 23 de julio del año siguiente y dada a la imprenta.

 

Francisco S. Ros González

Teniente Hermano Mayor

Profesor Departamento Historia del Arte

Universidad de Sevilla


 Pie de foto: Primitiva Dolorosa de la Hiniesta, perdida en el incendio de 1932.