viernes, 22 de enero de 2021


 En cumplimiento de la Regla 89.2.e damos una relación sucinta de los acuerdos adoptados en Cabildo de Oficiales del pasado 14 de Enero, haciendo público las siguiente decisiones aprobadas:

  • Preparación de los cultos al Stmo. Cristo de la Buena Muerte, fijándose horarios, medidas de aforo y sanitarias, y otros aspectos de interés para Quinario, Viacrucis, Función y acto de veneración. Toda la información completa fue publicada en el día de ayer.
  • Retransmisión en streaming a través de nuestro canal de youtube de los cultos al Stmo. Cristo de la Buena Muerte.
  • Queda de momento cancelada las juras de nuevos hermanos, entrega de diplomas de 25 y 50 años pendientes por las restricciones que hubo en diciembre, hasta la mejora en la situación de la pandemia.
  • Cesión para la exposición IN NOMINE DEI, organizado por el Consejo de Hermandades y Cofradías, de la Retama de Hiniesta que porta la Virgen en su mano (1974), Simpecado (1934), imagen (1969) y templete (1986) que va en la delantera del palio, quedando a disposición de la organización por si hubiera cualquier otra petición.

Francisco Ramos de Alba
Secretario Primero

jueves, 21 de enero de 2021

Quinario al Santísimo Cristo de la Buena Muerte: Horarios y Medidas Sanitarias



Damos conocimiento a todos los hermanos del horario, organización del aforo, medidas sanitarias adoptadas y otros aspectos de interés, para los cultos al Santísimo Cristo de la Buena Muerte:

·        HORARIO:

 

1.      Solemne Quinario: Del 25 al 29 de Enero a las 19,00 Horas previo rezo del Santo Rosario a las 18,40 Horas.

 

2.      Viacrucis: sábado 30 de Enero a las 18,00 Horas, estando presidido por el Stmo. Cristo de la Buena Muerte, siendo el mismo en el interior de la Parroquia de San Julián sin mover a la imagen.

 

3.      Función: domingo 31 de Enero a las 12,00 Horas, durante todo el día quedará expuesta la imagen del Stmo. Cristo de la Buena Muerte en veneración a los fieles, en horario ininterrumpido hasta las 19,30 Horas, terminando con el rezo del Santo Rosario.

 

·        AFORO Y MEDIDAS SANITARIAS:

 

1.      Solemne Quinario: Antes del inicio del Santo Rosario, cierre de la cancela que da acceso a la sacristía, con la colocación de un cartel que comunicará el acceso exclusivamente por la puerta principal de San Julián.

      Colocación de pegatinas en los bancos, siendo de 2 personas por banco, tanto convivientes como no convivientes, se sentarán exclusivamente en el lugar de dichas pegatinas.

      En la puerta principal de San Julián, para controlar el aforo, estarán dos hermanos, un hermano diputado y un oficial de la Junta de Gobierno. Una vez completado el aforo se colocará un cordón con un cartel de aforo completo. 

      Estará ventilada en todo momento la parroquia, abriendo el cancel y las dos puertas pequeñas de la ojiva de San Julián.

 

2.      Viacrucis: Se adoptarán las mismas medidas, pero la apertura de la parroquia será a las 17,45 Horas.

 

3.      Función: Mismas medidas que en el Quinario y viacrucis. A la finalización se le pedirá a todos los hermanos el desalojo de la parroquia para preparar las medidas del acto de veneración.

 

4.      Acto de veneración: Se abrirán las puertas de San Julián con un cordón que guiará el recorrido establecido, siendo el mismo por la nave donde se encuentra el altar de la Milagrosa y la Inmaculada Concepción, pasando por el altar principal y salida por puerta que da a la calle Moravia. El acceso de la puerta estará controlado por dos hermanos diputados y un oficial de la Junta de Gobierno.

      Se dará acceso a los fieles que quieran pasar a los bancos por el pasillo central, y la salida será en el mismo sentido, dichas personas no tendrá acceso al altar principal, para ello tendrán que hacer el recorrido anterior.

      Se tendrá especial atención con los fieles y hermanos de edad avanzada o discapacidad para el acto de veneración.

      El horario establecido para dicho acto es de 13,30 a 19,15 Horas, dando comienzo el rezo del Santo Rosario a las 19,30 Horas.

 

·        OTROS ASPECTOS DE INTERÉS:

 

1.      Todos los actos que se desarrollen serán retransmitidos por streaming a través de nuestro canal de youtube, para mayor comodidad de hermanos y devotos que le sea imposible ir a dichos cultos.

 

2.      Los hermanos con problemas de movilidad o de avanzada de edad, con problemas para ir a dichos cultos pueden ponerse en contacto en el correo secretaria@hermandaddelahiniesta.es, y la diputación de Obras Asistenciales se encargará de la recogida y vuelta al domicilio de dicho/a hermano/a.

 

3.      El aforo estará limitado al 30%, según normativa vigente.

 

Informaremos puntualmente si hubiera algún cambio con respecto a las medidas de restricciones del gobierno para el control de la pandemia.

Por último, queremos agradecer la colaboración y comprensión de todos los hermanos y devotos ante esta difícil situación, y en la que llevamos algunos días trabajando.

                            

Francisco Ramos de Alba

                                                   Secretario Primero

 


sábado, 16 de enero de 2021

Mucha Fe y Esperanza

 


TENEMOS  QUE SEGUIR TENIENDO MUCHA FE Y ESPERANZA

 

 Quién diría el año que se nos acaba de ir, en un cerrar y abrir de ojos, nos igualaría a todos. Países del primer, segundo y tercer mundo. Clases altas y bajas.

Ricos y pobres. Todos iguales. Nos creíamos superiores a otros, pero ahora mismo nadie está en un eslabón mas arriba, todos estamos abajo y temerosos. No importa estatus, dinero, poder, raza, cultura, origen,… ¡¡Nos iguala a todos!!

 Para los católicos, Dios nos muestra que Él es el dueño de nuestras vidas. Nos puso en cuarentena en Cuaresma. El tiempo de preparación que nos gusta sobre todo a los cofrades Sevillanos (Cultos de Hermandades y días grandes como nuestro Domingo de Ramos), que nos ayudan a reflexionar sobre nuestras propias vidas, que nos acerca al encuentro con Él, y con nuestro prójimo.

 ¿Casualidad? Los que no creen dirán que sí, pero el mundo se ha parado de repente y nos da un revolcón inesperado, ¿Alguien se lo podía creer en el siglo que estamos, que íbamos a estar dos años sin proclamar la Fe y Evangelizar por nuestras calles de Sevilla. En la era de las nuevas tecnologías y del avance científico todos estamos en sus manos. Todo se ha vuelto relativo, nos hace replantearnos nuestros valores y cambiar nuestra mirada hacia lo que verdaderamente importa. Nos hace vivir en familia, valorar como nunca las necesidades básicas, todo lo irrelevante, a lo material. ¿No te parece una gran lección que nos da la vida?

 En estos tiempos nos llega un virus que nos enfrenta a nuestros miedos, a lo desconocido, a la enfermedad, al sufrimiento e incluso a la muerte. En esta pandemia le pedimos a nuestros Titulares, que nos de la Luz, de su Espíritu, haciendo que podamos superar esta dura prueba.

 Ten  misericordia de nosotros y del mundo entero.¡¡ Te lo pedimos Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Maria Santísima de la Hiniesta!!


Antonio Guillermo Prieto

                                                                         Diputado de Cultos


lunes, 4 de enero de 2021

Como un péndulo


                                                                                                                            "No te lleves tu recuerdo.
    Déjalo sólo en mi pecho, 
Temblor de blanco cerezo
En el martirio de Enero".

Federico García Lorca

Es una noche fría de enero. En el interior de San Julián suele hacer menos temperatura, incluso que afuera. Un grupo de personas contemplan el momento,  el Maestro está más desvalido que nunca, más indefenso, oscilando su cuerpo desnudo entre las manos de hermanos que lo van acercando con la mayor delicadeza posible a los cabos de una singular nave. No llega viento al interior de la Parroquia, pero los allí presentes sentimos una brisa marina de poniente, cuando se iza sobre el corazón de los reunidos al Cristo de la Buena Muerte. Suena la carrucha e impulsan con esfuerzo los tripulantes el cáñamo que se desliza por las pérgolas. Dos timoneles señalizan la derrota y orientan a viva voz, según sea necesario, para que vaya al unísono la fuerza entre la nave del Evangelio y la nave de la Epístola, o mejor dicho –para nosotros- entre Moravia y la Plaza…

Es muy corta la singladura, pero siempre deja el mismo impacto en el espíritu, el mismo escalofrío. El Señor ya está casi arriba, será ahora como un temblor blanco de cerezo, inerme… entregado por completo, a nosotros, a nuestros errores, a nuestras faltas, a nuestras posibles imprudencias, a nuestros probables desatinos, a nuestros olvidos y nostalgias. Llega la proa y la agarran unos guantes que la esperan en el camarín de nuestra Chiquita. Ella sonríe allí abajo, donde permanecerá estos días. Aguarda ya la Dolorosa junto al Sagrario. Ya no vestirá de celeste, se cubre de solemnidad para los cultos de su Hijo… Otras manos sostienen la popa y la fijan a firme en el altar de quinario. Se echa ancla. El Señor está a sotavento. Un suspiro brota del alma al contemplarlo a puerto, al resguardo de su gente, y se nos comienza a olvidar la  fragilidad que acabamos de percibir. Porque Él lo da todo, porque también nos necesita. Y nos preguntamos si estamos con Él, si acudimos a sus llamadas. Si nunca le hemos abandonado…

Pero, el promotor sacramental, nos saca de nuestros pensamientos para rezar por los que ya no están y queremos infinito por infinito, a los que echamos de menos cada día, a los que esperamos al final de nuestro crucero… Por los que están mal, por los que nos necesitan, por los que naufragan, por los que requieren de nuestro abrazo en el momento… Y, de todos los nombres que se agitan por las rendijas de nuestra mente, nunca falta el de algún amigo del alma que nos gustaría tener a nuestro lado, y no puede, y lo llevamos dentro de nosotros, y prometemos no dejarle nunca solo. Y oramos con los ojos clavados en nuestro Cristo dormido.

Ya está el Santísimo Cristo de la Buena Muerte en el altar mayor de San Julián. Es el instante en el que todo comienza.

Todos los años sentimos una profunda emoción cuando abandonamos la iglesia ese día, porque sabemos que entramos en la última fase de nuestra cuenta atrás… Ya vemos en el horizonte cercano el día de la gloria, que es el Domingo de Ramos, y entre el calendario de actos, cultos, ensayos, reparto; los cofrades vivimos las vísperas diríase que con el pálpito del éxtasis contenido.

Este año no será así. No podemos caer en el desaliento. Los cristianos somos, debemos ser, portadores de esperanza. No se nos permite caer en el desánimo, en el vacío, o en la tristeza más negra, por mal que nos venga el temporal. Menos aún porque nos cambien el paso de nuestra forma de vida. De nuestra primavera. Pero, esta vez sentiremos esa contradicción latiendo como un péndulo, como un puñal, y lo querremos convertir en paradoja, pondremos lo mejor de nosotros. Tampoco sería sincero decir que no nos invadirá –sin quererlo- una profunda melancolía.

Para entonces, ya hará semanas que habrá doblado la esquina el año. Habremos despedido con dolor lo que para muchos será el año más triste de nuestra vida, y habremos recordado que la magia de los Reyes Magos, proviene de Dios, y nunca pasará por más que pase el tiempo y el niño se haga adulto. Porque viene de aquel Señor del que celebramos su Epifanía, de su Gran Poder. Del niño Dios que ha nacido y tiene María Santísima de la Hiniesta Gloriosa en sus brazos.

Habremos echado de menos el cartero real por las calles del barrio, donde más nos necesitan, llenando de alegría a niños y mayores. Como nuestra Diputación de Juventud nos enseñó estos años que se van. Esos tiempos en que no conocíamos la palabra coronavirus, ni sabíamos de mascarillas, ni imaginábamos lo porvenir. Habremos extrañado no ver la Casa de Hermandad llena de nuestros pequeños con la ilusión azul y plata repicando a la llegada de sus Majestades desde San Cayetano.

Pero Melchor, Gaspar y Baltasar quisieron salir a buscar a cada niño a su propio hogar, el sueño era difícil y no se veía. Sin embargo, el poder de los Magos hace posible lo imposible, y la voluntad y el amor lo es todo, y no faltaron regalos y no estuvieron ausentes los mensajes de ilusión detrás de una cámara, de un móvil, de un ordenador o de un portátil. Ellos llegaron por las redes a cada niño, porque así parece que tuvo que ser…  Ellos quisieron visitar, como fuera, cada rincón de cada casa… Ahuyentando el vacío del desconsuelo -que estuviera a veces por dentro-. Porque su magia viene directamente del Santísimo Cristo de la Buena Muerte.

 Y no habrá faltado la Caridad. Se habrá repartido ayuda a los que ayudan. Se habrá intentado asistir a los que nos visitan, por ello, en estos momentos difíciles. Ojalá ningún hermano quede desasistido, que eso no ocurra, ojalá seamos instrumentos de solidaridad, de la ternura de Dios con el prójimo. Porque no habrá mayor tesoro que predicar con el ejemplo personalmente, y en boca del Papa Francisco eso tendrá más fuerza que mil palabras, que mil volantes, que mil likes, que mil retuits, que mil vídeos de youtube… 

En el comienzo de otra nueva vuelta al sol, vivimos unos días de desierto frío, y necesitamos abrigo. Desde que Jesús se bautizó el domingo que pone fin a la Navidad hasta la gélida noche en que sube a presidir el retablo que corona la nave central de nuestro templo, nos alentamos soñando con igualás, con viernes de casas de hermandad, con vísperas, con la cuaresma cercana. Y a partir de esa noche, imaginando el lunes del primer día de quinario, cuando con la cera completamente encendida en vertical desde el presbiterio, veamos caras que hacía mucho tiempo que no veíamos, y miraremos a Él con su devoción infinita, con su mansedumbre inacabada y veremos en su mirada a los que tanto deseamos ver…

Rezaremos las catorce estaciones del Vía Crucis entre los muros blancos de nuestra casa. Y será inevitable evocar la faz de su imagen por los callejones de nuestro barrio, junto a la celosía de Santa Isabel y Santa Paula, entre sus cipreses, en el patio de las Siervas de María, en el zaguán de San Cayetano. Imaginaremos ver nuestro nuevo estandarte acompañando el cortejo, recordando las manos que acariciaron el antiguo, como quien honra su herencia, portándolo en la gélida noche como si besaran otras manos,  la de quien le enseñó a amar, sin condiciones en silencio y sin prejuicios, a nuestra Hermandad.

 Y parecerá que no podremos besar sus pies descalzos, pero lo haremos. Sí lo haremos, porque como dijo Bécquer el alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada...


Finalmente, concluyendo el último domingo de enero, rezaremos el Santo Rosario y terminará la veneración, y los cultos al Cristo de San Julián. Todo se cubrirá de un azul mágico, de luna y océano. Y se repartirán flores que van a marchitarse entre los últimos presentes, que ya desmontan el exorno. Y las agarraremos junto a la mano de quien tanto queremos, de quienes no nos fallan, y las apretaremos para una última mirada íntima a la Virgen de la Hiniesta y pedirle esperanza, en los momentos difíciles. Esperanza en plena marejada o en medio del temporal. Esperanza para sentirnos queridos por quienes necesitamos. Faro, guía y esperanza para poder repartirla entre nuestros hermanos…

 

Es una fría noche de enero en nuestro corazón…

 

Carlos Castro Arroyo

Secretario Segundo

domingo, 3 de enero de 2021

Necrológica


 Damos conocimiento a todos nuestros hermanos, de la triste noticia de Dña. Dolores Rodriguez, madre del que fuera vestidor de nuestra Señora des la Hiniesta Dolorosa y Gloriosa Coronada durante 14 años, D. Manuel Ojeda Rodríguez.

Elevamos una oración a nuestros Titulares por su eterno descanso.