lunes, 24 de abril de 2017

Recordando el Domingo de Ramos 2017 (II)

Recordamos el discurrir del paso de María Santísima de la Hiniesta Dolorosa, el pasado Domingo de Ramos, por las calles Doña María Relator, Bustos Tavera, Plaza de San Marcos y Vergara, a los sones de las marchas procesionales "Rocío" de Manuel Ruiz Vidriet y Manuel Pérez Tejera, "Hosanna in excelsis" de Oscar Navarro González y "Virgen de la Palma" de Manuel Marvizón Carvallo, por la Sociedad Filarmónica "Nuestra Señora del Carmen" de Salteras (Sevilla).


domingo, 23 de abril de 2017

El Evangelio del 23/04/2017


II Domingo de Pascua
“Dichosos los que crean sin haber visto”
San Juan  20, 19-31
Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.»
Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.»
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: «Paz a vosotros.» Luego dijo a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.»
Contestó Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!»
Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.»
Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Éstos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.



Reflexión: Resucitaremos con Cristo

Hay muchas maneras de dar respuesta a la gran pregunta humana de qué será de nosotros después de la muerte, qué nos espera o qué debemos esperar tras ese terrible oscurecimiento de nuestro existencia. Los cristianos creemos que resucitaremos con y como Cristo, que fue el primero en ser llevado a una vida humana en plenitud después de su muerte. Para la fe cristiana, los muertos no existen. Como Cristo, pasaron por la muerte y resucitaron. Nosotros creemos que pasaremos por la muerte y seremos resurrección, vida plena en el ámbito misterioso de la plenitud de Dios”. La diferencia con Cristo no debe ocultar la identidad fundamental, tan acentuada por san Pablo: “si los muertos no resucitan, tampoco Cristo ha resucitado” (1 Cor 15,16).

Que nadie intente buscar pruebas físicas, de un hecho que no es físico. Cristo no volvió a la vida que tenía anteriormente, no es un “revivificado”, sino que ha adquirido una “nueva vida”, y ésta no se puede captar con los sentidos. De ahí que resulte muy normal la postura de duda de Tomás. Todos sentimos lo mismo. Sin embargo no siempre nos comportamos con esa misma lógica, porque tampoco nadie ha palpado con las manos la justicia, la bondad, la verdad, el amor, la autenticidad, etc., y sin embargo son valores tan evidentes para nosotros y tan importantes en nuestra vida, que los humanos no podríamos vivir sin ellos.

Pues bien, en un mundo en el que la estima que cada uno recibe de los demás está en relación directa con los bienes económicos que posee, los cristianos celebramos hoy todo lo contrario: la fiesta de la gratuidad, de la misericordia, del dar sin esperar nada a cambio. Porque eso es la resurrección. Toda ella es un acto de misericordia de Dios, que ha dado gratuitamente lo máximo que se le puede dar a un ser humano: no sólo que supere la muerte, sino también hacerlo llegar a la vida humana plena.

Jesús aparece en medio de sus discípulos y les enseña las manos y los pies. Esto parece una prueba irrefutable. Pero los evangelios no pretenden mostrar palpablemente un cuerpo resucitado, porque esto no es posible. Utilizan todas esas imágenes con otra intención bien diferente: indicar sin ningún género de duda que Jesús es realmente un Viviente, no una fantasía creada por algunas mentes. Además, que este Viviente no ha sufrido una aniquilación de su identidad, sino que por el contrario la identidad gloriosa que ahora disfruta conecta armónicamente con la que tuvo cuando vivió con ellos.

Baldomero López Carrera, Laico Dominico, en  https://www.dominicos.org/predicacion/homilia/23-4-2017/

sábado, 22 de abril de 2017

Premio a NH Francisco Ramos de Alba



Esta fotografía  del Stmo. Cristo de la Buena Muerte de nuestra Hermandad de la Hiniesta, realizada por NH Francisco Ramos de Alba, ha obtenido el premio del público del VIII concurso fotográfico Ruesga Bono, organizado por el Diario de Sevilla.



 Paco Ramos pertenece a una familia arraigada de San Julián, tanto en su línea materna como paterna. Él y su mujer Cristina Wandelmer han sido miembros de la Junta de Gobierno, y ahora transmiten esta devoción a su hija Carmen.



Desde estas líneas felicitamos a nuestro hermano Paco Ramos por tan magnífica imagen gráfica. Le expresamos nuestra satisfacción por el galardón obtenido, y compartimos su propósito de ver expuesta esta fotografía del Stmo. Cristo de la Buena Muerte entre las mejores de esta edición del referido premio. Enhorabuena.

viernes, 21 de abril de 2017

Cultos semanales

Virgen de la Hiniesta Gloriosa
Este sábado 22 de abril, celebramos a las 20:30 horas nuestros cultos semanales en torno a nuestros Sagrados Titulares. La Sabatina en honor a la Virgen de la Hiniesta comenzará con el rezo del Santo Rosario, a las 20:15 horas y posteriormente a las 20:30 horas empezará la eucaristía.  Invitamos a los hermanos a participar de la Santa Misa, donde nos alimentamos del Cuerpo y Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, que entra en nosotros como sacramento de la Eucaristía.

miércoles, 19 de abril de 2017

Preferia en San Julián


La Diputación de Juventud organiza para el sábado 22 de abril una velada de convivencia para todos los hermanos en torno a las próxima Feria de Abril, así se pretende disfrutar de una noche de preferia, a partir de las 21:30 horas, una vez haya terminado el culto semanal de la sabatina.

Los jóvenes de la hermandad se encargarán de decorar el salón de hermanos y preparar el ambigú donde se podrán degustar tapas típicas de esta época. La entrada con una consumición (tapa más bebida) será de 3 € y todas las tapas y todas las bebidas estarán a 1 €, salvo la jarra de rebujito que tendrá un precio de 4€.

La juventud desea llevar a cabo una jornada de diversión y convivencia entre todos los hermanos como antesala a la otra gran fiesta de la primavera sevillana, la Feria de Abril, ¡os esperamos a todos!

La Octava de Pascua

Con el Domingo de Resurrección comienza los cincuenta días del tiempo pascual que concluye en Pentecostés. La Octava de Pascua se trata de la primera semana de la Cincuentena; se considera como si fuera un solo día, es decir, el júbilo del Domingo de Pascua se prolonga ocho días seguidos.         

Las lecturas evangélicas se centran en los relatos de las apariciones del Resucitado, la experiencia que los apóstoles tuvieron de Cristo Resucitado y que nos transmiten fielmente. En la primera lectura iremos leyendo de modo continuo las páginas de los Hechos de los Apóstoles.
Cirio Pascual
Cirio Pascual
La palabra «cirio» viene del latín «cereus», de cera, el producto de las abejas. El cirio más importante es el que se enciende en la Vigilia Pascual como símbolo de Cristo–Luz, y que sitúa sobre una elegante columna o candelabro adornado.           

El Cirio Pascual es ya desde los primeros siglos uno de los símbolos más expresivos de la Vigilia. En medio de la oscuridad (toda la celebración se hace de noche y empieza con las luces apagadas), de una hoguera previamente preparada se enciende el Cirio, que tiene una inscripción en forma de cruz, acompañada de la fecha del año y de las letras Alfa y Omega, la primera y la última del alfabeto griego, para indicar que la Pascua del Señor Jesús, principio y fin del tiempo y de la eternidad, nos alcanza con fuerza nueva en el año concreto que vivimos.  

Al Cirio Pascual se le incrusta en la cera cinco granos de incienso, simbolizando las cinco llagas santas u gloriosas del Señor en la Cruz

En la procesión de entrada de la Vigilia se canta por tres veces la aclamación al Cristo: " Luz de cristo. Demos gracias a Dios ", mientras progresivamente se van encendiendo los cirios de los presentes y las luces de la iglesia. Luego se coloca el cirio en la columna o candelabro que va a ser su soporte, y se proclama en torno a él, después de incensarlo, el solemne Pregón Pascual.  

Además del simbolismo de la luz, el Cirio Pascual tiene también el de la ofrenda, como cera que se gesta en honor de Dios, esparciendo su Luz: " acepta, Padre Santo, el sacrificio vespertino de esta llama, que la santa Iglesia te ofrece en la solemne ofrenda de este cirio, obra de las abejas. Sabemos ya lo que anuncia esta columna de fuego, ardiendo en llama viva para gloria de Dios... Te rogamos que este Cirio, consagrado a tu nombre, para destruir la oscuridad de esta noche ".           

El Cirio Pascual estará encendido en todas las celebraciones durante las siete semanas de la cincuentena pascual, al lado del ambón de la Palabra, hasta la tarde del domingo de Pentecostés.  

Una vez concluido el tiempo Pascual, conviene que el Cirio se conserve dignamente en el bautisterio. El Cirio Pascual también se usa durante los bautizos y en las exequias, es decir al principio y el término de la vida temporal, para simbolizar que un cristiano participa de la luz de Cristo a lo largo de todo su camino terreno, como garantía de su definitiva incorporación a Luz de la vida eterna.
Como corresponde a este momento de Pascua de Resurrección se relatan en las lecturas evangélicas pasajes sobre apariciones de Cristo Resucitado, así hoy Miércoles de la Octava de Pascua se cuenta el pasaje en el camino de Emaús del evangelio de San Lucas 24,13-35:

Dos de los discípulos que se dirigían aquel mismo día a un pueblo llamado Emaús, a unos once kilómetros de Jerusalén iban hablando de todo lo que había pasado. Mientras conversaban y discutían, Jesús mismo se les acercó y se puso a caminar a su lado. Pero, aunque le veían, algo les impedía reconocerle. Jesús les preguntó:

–¿De qué venís hablando por el camino?

Se detuvieron tristes, y uno de ellos llamado Cleofás contestó:

–Seguramente tú eres el único que, habiendo estado en Jerusalén, no sabe lo que allí ha sucedido estos días.

Les preguntó:

–¿Qué ha sucedido?

Le dijeron:

–Lo de Jesús de Nazaret, que era un profeta poderoso en hechos y palabras delante de Dios y de todo el pueblo. Los jefes de los sacerdotes y nuestras autoridades lo entregaron para que lo condenaran a muerte y lo crucificaran. Nosotros teníamos la esperanza de que él fuese el libertador de la nación de Israel, pero ya han pasado tres días desde entonces. Sin embargo, algunas de las mujeres que están con nosotros nos han asustado, pues fueron de madrugada al sepulcro y no encontraron el cuerpo; y volvieron a casa contando que unos ángeles se les habían aparecido y les habían dicho que Jesús está vivo. Algunos de nuestros compañeros fueron después al sepulcro y lo encontraron todo como las mujeres habían dicho, pero no vieron a Jesús.

Jesús les dijo entonces:

–¡Qué faltos de comprensión sois y cuánto os cuesta creer todo lo que dijeron los profetas! ¿Acaso no tenía que sufrir el Mesías estas cosas antes de ser glorificado?

Luego se puso a explicarles todos los pasajes de las Escrituras que hablaban de él, comenzando por los libros de Moisés y siguiendo por todos los libros de los profetas.

Al llegar al pueblo adonde se dirigían, Jesús hizo como si fuera a seguir adelante; pero ellos le obligaron a quedarse, diciendo:

–Quédate con nosotros, porque ya es tarde y se está haciendo de noche.

Entró, pues, Jesús, y se quedó con ellos. Cuando estaban sentados a la mesa, tomó en sus manos el pan, y habiendo dado gracias a Dios, lo partió y se lo dio. En ese momento se les abrieron los ojos y reconocieron a Jesús; pero él desapareció. Se dijeron el uno al otro:

–¿No es cierto que el corazón nos ardía en el pecho mientras nos venía hablando por el camino y nos explicaba las Escrituras?

Sin esperar a más, se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los once apóstoles y a los que estaban con ellos. Estos les dijeron:

–Verdaderamente ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón.

Entonces ellos contaron lo que les había pasado en el camino, y cómo reconocieron a Jesús al partir el pan.

martes, 18 de abril de 2017

Desmontaje de pasos y enseres procesionales

Durante estos días la Priostía se encuentra trabajando en el desmontaje de los pasos procesionales, de las insignias y de los enseres que se usaron para el monumento del Jueves Santo. Esta tarea tan importante para la conservación de nuestro patrimonio y para que todos los objetos de culto queden de nuevo expuestos en sus respectivas vitrinas, requieren de un proceso de desmontaje y limpieza antes de ser instalados en la sala de exposición y un buen grupo de hermanos participa en esta actividad todos los días a partir de las 19:30 horas, por lo que todo hermano que quiera trabajar y echar un buen rato de convivencia puede hacerlo durante estos días. Gracias de antemano por vuestra colaboración.